Consecuencias

EFECTOS:

El alcohol produce sobre el organismo un efecto tóxico directo y un efecto sedante. Además, la ingestión excesiva de alcohol durante periodos prolongados, conduce a carencias en la nutrición y en otras necesidades orgánicas, lo cual complica la situación. Los casos avanzados requieren hospitalización. Los efectos sobre los principales sistemas del organismo son acumulativos e incluyen un amplio rango de alteraciones en el aparato digestivo. Se ha demostrado en fechas recientes que la ingestión de alcohol durante la gestación, incluso en cantidades moderadas, puede producir daños graves en el feto (como malformaciones…), especialmente retraso en el desarrollo físico y mental; la forma más grave de este retraso, poco frecuente, se llama síndrome de alcoholismo fetal

¿De qué manera afecta el alcohol?

El alcohol es un depresivo . Esto significa que hace más lento el funcionamiento del sistema nervioso central.

En cantidades muy pequeñas, el alcohol puede ayudar a que una persona se sienta más relajada o menos ansiosa. Una mayor cantidad de alcohol provoca cambios más grandes en el cerebro y produce una intoxicación .

Los tiempos de reacción se vuelven mucho más lentos; por eso es que se aconseja no conducir cuando uno bebe. Las personas intoxicadas llegan a pensar que se están moviendo correctamente cuando, en realidad, sucede todo lo contrario. Es posible que actúen de una manera completamente diferente de la habitual.

Si se toman grandes cantidades de alcohol en un lapso de tiempo breve, puede haber envenenamiento por alcohol . El envenenamiento por alcohol es exactamente lo que estás pensando: el cuerpo está envenenado o intoxicado con grandes cantidades de alcohol. El primer síntoma del envenenamiento por alcohol son los vómitos violentos, porque el cuerpo intenta deshacerse del alcohol. Otras consecuencias son la somnolencia excesiva, la pérdida de la conciencia, dificultades para respirar, una peligrosa baja del azúcar en sangre, convulsiones o incluso la muerte.

La expresión «problemas relacionados con el alcohol» comprende un grupo muy heterogéneo de problemas de salud de índole física, psicológica y social, asociados con el consumo de alcohol, sea este consumo de forma puntual o regular e indistintamente en bebedores ocasionales, habituales, grandes bebedores o alcohólicos.

Los problemas de consumo de alcohol amenazan la calidad de vida de la persona afectada e influyen en diferentes áreas como el área sanitaria, familiar, laboral, escolar, sociocultural y socioeconómica, trayendo graves consecuencias físicas, psíquicas y sociales en la persona alcohólica.

Consecuencias físicas: Coma etílico: sucede después de beber mucho; la persona llega a perder el conocimiento con el riesgo de vomitar y ahogarse con su propio vómito.  Problemas cardiovasculares: aumento de la tensión arterial y problemas en el corazón.  Polineuritis: inflamación de los nervios con dolor.  Cirrosis: degeneración del hígado en su capacidad de purificador y creador de factores de la coagulación de la sangre, como consecuencia se producen sangrados masivos. Otros problemas: pancreatitis, cáncer de estómago, cáncer de garganta, cáncer de laringe, cáncer de esófago, úlcera gástrica, impotencia sexual en los hombres y frigidez en las mujeres, síndrome de abstinencia en los bebés y envejecimiento prematuro. Delirium trémens: donde se producen alucinaciones, en los casos graves, la persona puede llegar a morir, por eso es necesaria la atención médica en el caso de que una persona con adicción deje el alcohol. El alcoholismo es la consecuencia del consumo abusivo del alcohol y se produce una dependencia física tan importante que el organismo no es capaz de vivir sin el alcohol. Consecuencias psíquicas podrían ser: lagunas de memoria que no se recuperan, depresiones, epilepsia, delirium tremens, enfermedades mentales graves como las psicosis, demencia por el alcohol, suicidio o celotipia (la persona se vuelve tan insegura, que empieza a desconfiar de su pareja y a tener celos sin un fundamento real). Consecuencias sociales que podrían sucederse son: rechazo de los demás, despidos de los trabajos, soledad, ruina económica, mala higiene, agresiones, violencia, cárcel, separaciones, accidentes con víctimas mortales y minusválidos para toda la vida, maltratos físicos y psicológicos y sobre todo, dolor a la familia y a uno mismo. Normalmente, la persona que acude a pedir ayuda a un centro es porque ya se ha visto en una situación desesperada o ha pasado algo en su vida que ha hecho que reaccione. La familia forma un importante papel en esto, ya que muchas veces se acude a pedir ayuda por obligación o consejo de estos familiares.